EL EQUILIBRIO Y LA COHERENCIA ESTILÍSTICA DE VAQUERO TURCIOS CULMINA LA TEMPORADA EXPOSITIVA EN EL OBSERVATORIO DEL ARTE.

El Ecoparque de Trasmiera en Arnuero, ofrece el próximo 31 de Agosto, al espectador cántabro una exclusiva oportunidad de admirar obras pictóricas y escultóricas de este gran experimentador como es Joaquín Vaquero Turcios.

Vaquero Turcios lleva sorprendiendo al público desde sus comienzos junto a su padre, el pintor Joaquín Vaquero Palacios. Con la intención de hacer un recorrido a través de la obra del artista madrileño, aunque asturiano de adopción, para esta ocasión se han reunido una selección de su labor pictórica y escultórica.

Como artista polifacético domina todos los medios de expresión que aborda en sus obras. En sus pinturas murales, se mezcla la imaginación con el dominio de las geometrías. Como arquitecto, nos acerca a un mundo nuevo que nos sorprende por el juego de las líneas y de los colores donde las formas parecen irreales y nos inundan de modernidad. Sus esculturas nos conmueven, nos trasladan a una nueva realidad igual que ocurre con sus murales y sus pinturas. En su producción vemos la influencia de una cierta invocación mágica de esta realidad. La imagen se aferra a ella, ya sea física o ficticia, pasando a ser nuevas formas susceptibles de nuevas invocaciones.

Las fronteras desaparecen en sus obras, se complementan entre ellas y todas cumplen el mismo objetivo: se funden en el tiempo y en el espacio. En palabras del propio Vaquero Turcios, ”el arte tiene mil caminos, y a mí me interesan todos”.

La investigación artística del creador se ha ido centrando en los temas que en cada momento han tenido mayor presencia en la experiencia vivida por el creador. Si toda obra artística es autobiográfica, la de Vaquero Turcios lo manifiesta con mayor evidencia. Por eso, más que a observarla, hay que compartirla y convivirla.

El arte desde el punto de vista de Vaquero Turcios “es una metáfora de la vida, resumida, un contraste de dolores y placeres y luego un resultado que no es, a lo mejor, lo que uno quería, pero se trata de intentar hacer algo bien y de poner todo el alma en ello. Sólo tiene de raro el ser una cosa que no surge y no responde a una función racional y útil y que, sin embargo, parece rellenar alguna necesidad escondida desde siempre en el cerebro humano.”

Para Vaquero Turcios el arte expresa una mezcla de frustración y esperanza, pertenece al territorio del espíritu, se hace con las manos y guiándose por estímulos instintivos, ajenos a la razón. Desde su puto de vista, la obra de un pintor irradia cierta energía inefable entorno a un campo de influencia, un área emocional en la que es capaz de involucrarnos, un catalizados de emociones y sensibilidades del propio espectador.

Desde muy joven su obra mereció amplio reconocimiento internacional. Tenía 30 años cuando obtuvo el Primer Premio de la III Bienal de París. A ese galardón le seguirán otros, no menos importantes. Alterna su actividad expositiva con la realización de pinturas murales y esculturas de grandes dimensiones, en España, Italia, Austria, Suiza, Bélgica y Estados Unidos. Ha expuesto su obra ampliamente participado en Bienales de Venecia, de Sao Paulo, en las Ferias de Basilea, Arco de Madrid, etc. Ha dado numerosas conferencias y cursos de arte y ha sido profesor asociado de la Escuela Superior de Bellas Artes de Madrid. En la actualidad imparte cursos de doctorado para la Universidad Complutense. Ha publicado dos libros, uno sobre las técnicas del Arte Paleolítico y otro sobre las estéticas de la angustia. Es miembro de la “Accademia Fiorentina delle Arti del Disegno” y Académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Está casado con la poetisa Mercedes Ibáñez Novo y tienen cuatro hijos, respectivamente arquitecto, pintor, fotógrafo y estudiante. Es durante el verano cuando trabaja, en su estudio de Cantabria, al pié de las cuevas de El Castillo.

Su obra se extiende a lo largo de medio mundo, residiendo en museos como el Museo Nacional Reina Sofía en Madrid, Centre Pompidou en París, Museo del Vaticano en Roma, Museo Jean Art de Arte Moderno en Locarno (Suiza), entre otros muchos. Algunas de sus pinturas murales y esculturas se nos ofrecen en espacios diversos como los Murales de la Central Eléctrica de Salime, en Asturias, Mural “Laocoonte” en la Fundación Juan March de Madrid, Mural en el Edificio ITT Europe en Bruselas, esculturas como el Monumento al Descubrimiento de América en la Plaza Colón de Madrid, escultura “El Cauce” en la autopista “Y” en Asturias. En la actualidad se encuentra inmerso en el Proyecto de remodelación del Estadio de Fútbol del Molinón en Gijón.

 El visitante de esta nueva muestra en el Observatorio del Arte comprobará que la obra del autor, a pesar del cultivo de tan distintos estilos y técnicas, está permanentemente  recorrida por una fidelidad profunda, la que nace de la coherencia interior en la incesante búsqueda artística. Será el próximo 31 de Agosto a las 20:00 h cuando tendremos la posibilidad de contar con la presencia de Vaquero Turcios en el Observatorio del Arte de Arnuero. En esta ocasión será Joaquín Martínez Cano el encargado de introducirnos en la obra de Vaquero Turcios, dando paso posteriormente al propio autor a presentarnos una intensa y apasionada, como siempre, visión de su inmensa y fundamental obra.

Como broche final al acto los asistentes se deleitarán con un Concierto de Música de Cámara interpretado por Cristina Gatón, flauta y Cristina Sánchez, arpa, en el que interpretarán obras de G. Bizet, F. Chopin, Godard, Briccialdi, F. Doppler y A. Bazizini.