Exposiciones en el Observatorio del Arte

alt

Proyecto de arte contemporáneo TRAIT D'UNION

Casa Museo de Sant'Alberto de Ravenna (Italia) y Observatorio del Arte (Cantabria, España)

Proyecto comisariado por Matteo Accarrino, Carmela Claps y María Jesús Cueto, desarrollado del 31 de agosto al 15 de octubre en el Observatorio del Arte y en el Molino de Santa Olaja de Arnuero (Cantabria).

Trait D´Union: promovido por la Casa Museo de Sant’Alberto de Ravenna (Italia). Artistas participantes:Matteo Accarrino, Lorenzo Bruno, Juana Cima, María Jesús Cueto, Michele Chiapperino, Giovanni Di Capua, Mariano Gómez de Vallejo, Fernando Granito, Julían Irujo, Inmaculada Jiménez, Vito Lella, María Eugenia Luc, Fernando Mardones, Cristina Miranda, Ana Múgica, Alessandra Porfidia, Augusto Zubiaga.

"En la anterior edición de la exposición “Trait D’Union” hemos contrapuesto dos realidades geográficas para nosotros muy conocidas: la Puglia y la Romagna. La presente edición pone en relación Italia y España, para reforzar la filosofía de la “CASA MUSEO” y lo que para nosotros representa el arte: confrontación, curiosidad y conocimiento; todo esto ha sucedido cerca y lejos de nosotros, haciendo posible el diálogo entre quien, como en nuestro caso, hablamos distintos idiomas, pero está comunalmente unido por la utilización del lenguaje artístico. Quien visite la exposición tendrá dificultad en reconocer los unos y los otros, pero tendrá unas obras que dialogan entre sí de manera armónica, y recogerá el mensaje que la “CASA MUSEO” desea transmitir."
                                                                   Carmela Claps y Matteo Accarrino


¿Invasiones Barbáricas?  Texto de Bruno Bandini

En esta ocasión, el “campo de juego” es amplio, se trata de una apuesta ambiciosa, pero indudablemente sabía, esta manera de hacer de la “Casa Museo” al diseñar una geografía original en la búsqueda artística y poner en confrontación siete autores italianos y nueve autores que provienen de Bilbao y Santander.Imágenes distintas, proyectos distantes, “crisoles” que con variedad de título reivindican la propia inconmovible de autonomía.Destacamos la documentación visual-sonora de la acción dedicada al “quinto elemento”, la sal, realizada por las artistas Cueto-Jiménez-Luc-Miranda, el rigor de los espacios cromáticos de Giovanni di Capua, las maquinas “célibes” que obran en las impresiones digitales de Ana Múgica, el realismo onírico de Lorenzo Bruno, la reflexión sobre un paisaje de Juana Cima, fragmentos de realidad y mecanismos de Augusto Zubiaga, las evocaciones lúdicas entre naturaleza y artificio de Vito Vella, la provocación de los marcos de parte de Mariano Gómez de Vallejo, las declinaciones formales sobre los materiales naturales de Fernando Granito, la inquietud provocada por la “maquina del gusto” de Julian Irujo, las sabias “desaventuras del signo” que investiga Matteo Accarrino, las replicas gráficas-pictóricas de Fernando Mardones, la evocación proyectada de Michele Chiapperino, la exploración del espacio de Alessandra Porfidia; entre estos elementos de búsquedas así distantes, emerge, inevitable e involuntario, una especie de destino común, no obstante, en la deformidad de las poéticas, que el arte aglutina. Por eso, creo en el sentido más auténtico y profundo de este abastecimiento de ideas que el laboratorio santalbertese propone. Esto nos procura un inmenso placer, en un año como éste en que mi país celebra los 150 años de la Unidad Nacional. Y si esto poco interesa a los huéspedes, se trata, a pesar de todo, de una manera de reconocer el “hacer arte” el -”artbeit”-, como práctica de arte que está destinada a unir, precisamente, en virtud de las discrepancias y de las diferencias. Que además es capaz de provocar.La riqueza y la provocación de esta ocasión expositiva, nos invita a imaginar diferentes caminos suspendidos en el mismo umbral, participes de las mismas ilusiones de desconfinamiento de lo visible al invisible. Eterna tensión, ésta, que aúna las búsquedas en las más distintas situaciones vividas, ondulando entre pasado y futuro, por el sutil trámite del presente en acto; precisamente porque son unidades de intentos primarios – en este deseo de regreso (retorno) al origen – es una metáfora que aglutina una pluralidad de orientaciones.Por lo tanto, en las complejas perspectivas puestas en evidencia por esta unisonancia de lenguajes, se indican analogías entre autores por las cuales un término como el de “fraternidad” lejos de ser obsoleto puede resultar sugestivo, a salvo de vaciarlo de significados psicológicos y afectivos. Una fraternidad jamás programable, que está escondida en los pliegues de los lenguajes, en las hendiduras de las miradas, como instrumento para exaltar resonancias que convergen en aquella común tensión del “buscar” que es propiedad de todo arte.






 
 
alt 
El viernes 3 de agosto a las 20 horas tendremos el placer de recibir a Concha Jerez e inaugurar la exposición, comisariada por Marisa Oropesa"Que nos roban la memoria".
Esta artista InterMedia es una de las pioneras en el desarrollo de lo que conceptualmente se entiende en el arte contemporáneo como 'instalación', iniciándose en esta disciplina en el año 1976, y ampliando su actividad a la Performance en 1980. Individualmente su producción ha sido muy fructífera. Ha realizado gran cantidad de obras de gran formato para lugares específicos (la mayoría de ellas con carácter InterMedia en las que se incluyen el vídeo y el sonido entre otros medios), exposiciones y Performances. Ha sido condecorada por el Gobierno de España con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.
En esta ocasión presenta en el Observatorio del Arte del Ecoparque de Trasmiera una obra que nos invita a la reflexión. La memoria supone la facultad psíquica por medio de la cual podemos retener y recordar el pasado. Más allá de eso la memoria nos permite ser capaces de analizar los errores y los aciertos que hemos cometido individual y colectivamente. Pero, ¿qué pasaría si nos roban la memoria? ¿Qué ocurre cuando no somos capaces de mirar al pasado para vivir el presente y construir un futuro? Concretamente en esta instalación el contenido es, en palabras de la propia artista, “una reflexión sobre el siglo XX centrado en la distancia habida entre las utopías enunciadas y los resultados tan precarios a nivel social”.
Paralelamente y con motivo de la inauguración de la exposición, Concha Jerez junto con José Iges desarrollarán la Performance "SEIS PAISAJES de 4'33" (Versión 5. Arnuero)". Se trata de un Concierto / Performance  que tiene que ver con la desaparición del mundo real. Lo que llamamos realidad no es sino "la ficción dominante, la ficción consensual, la que niega su carácter de ficción haciéndose pasar por lo real mismo" (Jacques Ranciére). Hay por tanto multitud de relatos posibles, y la ficción artística debería servir para socavar ese "tejido consensual de lo real".  Eso es lo que se pretende con todo el entramado de sonidos y de acciones que conviven en las distintas partes de esa obra. Son sonidos que vienen de lugares y tiempos distantes entre sí, que  comparten un único espacio y que toman forma en él junto a acciones específicas que la performer desarrolla con distintas clases de papeles.
 
Más información sobre la exposición de Concha Jerez en:
 
Y sobre la artista en:
 
 

El próximo viernes 8 de junio a las 20 horas tendrá lugar la inauguración de la exposición "Campana al vuelo" de Bruna Calderón. La velada contará con la participación de JazzTWoman, cuarteto formado por Ruth Gómez, Dani Simón, Fer Serrano y Luis Escalada, que nos ofrecerán su música en formato Jam Session por si algunos de los presentes se anima a tocar un poquito. Os invitamos a todos a participar de una velada única.

 http://artnuero12.blogspot.com.es/2012/06/la-noche-de-bruna-calderon.html#!/2012/06/la-noche-de-bruna-calderon.html

 

alt 

Con el título ‘Los paisajes habitados’, la artista cántabra Ana Álvarez Ribalaygua estará presente hasta el día 15 de octubre en el Observatorio del Arte con una colección de fotografías y una instalación en el molino de Santa Olaja. 

En la inauguración estuvieron presentes el Director General de Cultura, Joaquín Solanas, y el alcalde de Arnuero, José Manuel Igual, quien indicó que “el Observatorio del Arte continúa con su filosofía de difundir las creaciones de los artistas de Cantabria, como es en este caso”. 

Organizada por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Arnuero, los interesados también pueden visitar el molino de marea de Santa Olaja que acoge  la instalación ‘La abuela se instala en el molino’, un homenaje al director de cine Alfred Hitchcock en el aniversario de Psicosis donde recrea a la abuela de Norman. La obra es una escultura con movimiento, sumergida en el enigmático ambiente que generan el propio molino, la luna y las mareas que mueven las ruedas de moler de maíz.. 

En ‘paisajes habitados’ Ana Álvarez Ribalaygua presenta un microcosmos de paisajes, poniendo de manifiesto la riqueza y diversidad de un planeta cuyos escenarios han sido habitualmente transformados por el hombre. Las luces de los rascacielos de New York contrastan con las estrellas de una favela brasileña, de tal forma que la muestra propone un viaje por distintos lugares del mundo, que a modo de zoom nace en el molino de Santa Olaja, pasa por Santander, transita por Madrid y Brasil y culmina en las cumbres luminosas de New York. Un viaje de lo local a lo universal, en el que observar los diferentes espacios habitados por el hombre y la diversa forma de relacionarse con el territorio para construir el paisaje. ‘NYC’, ‘Gato encerrado’, ‘Corte Transversal Gran Vía’, ‘Molino de Mareas’, ‘El barrio de mi abuela’, ‘Mil estrellas’ o ‘Marítimo’ son algunos de los títulos de las obras que se pueden ver en este espacio cultural.

En todos los casos, la fotografía es para Ribalaygua un pretexto para construir historias y ensoñaciones. La imagen es el punto de partida donde empieza una aventura y el papel es el soporte físico a partir del cual se proponen temas que llegan al espectador a través del tamiz de la intervención de la imagen. Con la incorporación de elementos habitualmente ajenos a la fotografía, como leds, soportes audiovisuales y otros objetos, las obras cobran una nueva dimensión y la imagen estática pasa a tener vida. Un universo onírico donde las fotografías nos invitan a entrever lo que sucede a través de las ‘ventanas’: la vida, con sus llantos y sus risas, con sus éxitos y fracasos. Algo que sucede con naturalidad cada vez que contemplamos un paisaje en cualquier lugar del mundo. La fotografía convencional nos traslada el paisaje como un acontecimiento estático, un instante detenido en el tiempo. Ana Álvarez Ribalaygua, al perforar sus fotografías consigue que éstas cobren vida, y nos ofrece una propuesta más cercana a la realidad de la observación; nos ofrece paisajes cambiantes, paisajes habitados.

Esta tarde inauguración en el Observatorio del Arte de Arnuero a las 20,30 horas, de la exposición 'paisajes habitados' de Ana Álvarez Ribalaygua. A las 19,30 visita al Molino de Santa Olaja (salida desde el parkimg de la Marisma Joyel) donde se encuentra la instalación 'la abuela se instala en el molino'. Posteriormente a las 20,30 h. inauguración en el Observatorio del Arte con vino español y la actuación del grupo pop Crayolaser.

alt

 

La Machina Teatro presentó, con motivo de la inauguración de la exposición sobre "Los Caprichos" de Goya, una excelente intervención escénica en la que propuso al público un acercamiento a la obra y época del ilustre pintor. Un monólogo desarrollado por Luis Oyarbide, en el que recrea a un fusilado del 3 de mayo, al propio Goya y a su criado, y en el que durante 20 minutos desarrolla una magnífica pincelada de la época en que Goya presentó sus grabados. De acuerdo con el guión elaborado por el propio actor junto con Paco valcarcel, el soliloquio nos introduce con gran acierto en el pensamiento ilustrado de la época y en el objetivo perseguido por Goya de satirizar y criticar las aptitudes ignorantes y los vicios de la sociedad de su tiempo.

A continuación os ofrecemos la reproducción integra del soliloquio 

JavaScript is disabled!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.

 

autorretrato de Goya 

EXPOSICIÓN: “El sueño de la razón produce monstruos

Inauguración: viernes 29 de julio 20 horas, con la intervención escénica de La Machina Teatro y la pieza creada para la ocasión “soliloquio de un fusilado goyesco”

 

Exposición: del 29 de julio al 24 de agosto

 

La Comisaria Marisa Oropesa nos ofrece una selección de “Los Caprichos de Goya” que se han estructurado en torno a cinco temas que con mayor reiteración están representados en esta serie, con la que Goya, como buen ilustrado, trató de satirizar a una sociedad empobrecida culturalmente.

El sueño de la razón

Goya recupera el género de ‘los sueños’, muy difundido en la época medieval y retomado por Quevedo en el s. XVII. Entendía sus imaginaciones como sueños que explicaban lo absurdo e irracional del hombre de la sociedad a la que pertenecía y pretendía dar ejemplo y testimonio sólido de verdad. Nos muestra una sociedad que no se adapta a los nuevos tiempos, con mentes oscurecidas y confusas por la falta de ilustración o acaloradas por el desenfreno de las pasiones. A través del sueño, liberado de la razón, nos presenta todo tipo de monstruos y animales que simbolizan el mal, los vicios humanos, la superstición, la brujería y la locura de una sociedad desenfrenada.

La Religión

La Ilustración, con su actitud racionalista, había tratado de derrocar los antiguos esquemas sociales, religiosos y políticos del Antiguo Régimen. La religión era vista por los nuevos ilustrados como un lastre de la tradición que había que tratar de liquidar. En tiempo de Goya, España era el más claro ejemplo de las antiguas costumbres, con una Iglesia fuerte y el Tribunal de la Inquisición aún funcionando con impasible notoriedad. Goya trató de reflejar su repulsa a estas dos instituciones dedicando una gran cantidad de sus grabados a temas relacionados con la religión, la buena vida de los frailes y las falsas devociones, aunque para defenderse de posibles acusaciones colocó los  grabados de forma desordenada y utilizó un lenguaje simbólico que roza lo criptográfico. Para nuestro pintor ignorancia, superchería, y fe religiosa formaban una amalgama difícil de separar y distinguir, y un lastre para el avance de la sociedad de su tiempo.

La Educación

Una constante preocupación de los ilustrados era la necesidad de una adecuada enseñanza que sacara a la población de la ignorancia que impedía su desarrollo. En la época en que Goya realiza sus ‘Caprichos’  existe un gran debate sobre los métodos educativos tradicionales. El castigo físico como medio de educación, no ya intelectual o del saber, sino como enseñanza de modales y de comportamiento era una práctica habitual. Las propias Universidades y sus vertientes más conservadoras, que no veían problema alguno en la enseñanza tradicional, fueron algunos de los principales obstáculos para que se llegaran a introducir las nuevas tendencias educativas preponderantes en Europa. Goya realizó una serie de ‘asnerías’ con la intención de desacreditar tanto la calidad de los profesores como los métodos basados en el castigo físico.

El matrimonio

Otro de los temas recurrentes en los ‘Caprichos’ de Goya es la sátira a la institución matrimonial. Para el Antiguo Régimen, el matrimonio había sido un útil instrumento para asegurar una estabilidad y un orden en el ámbito familiar  Muchos textos de la época de autores como Jovellanos o Meléndez Valdés comenzaron a ser críticos con los enlaces de conveniencia que sólo buscaban beneficios económicos o de prestigio de clases. También en el teatro se trataba este tema, como fue el caso de Moratín y su obra ‘el sí de las niñas’. Por tanto no es de extrañar que Goya sintiera la misma necesidad de criticar con sus grabados, lo que sus amigos decían en sus escritos, y mostrar la visión del espíritu ilustrado con respecto a estas prácticas. Trata de poner de manifiesto no sólo el derecho al matrimonio por amor, sino también plantea el conflicto de la autoridad paterna, el respeto a las normas sociales y el papel de la mujer en la sociedad. Una muestra muy evidente es el Capricho 14 que expone la difícil situación de una joven mujer obligada a casarse con un monstruoso viejo.

La prostitución

La prostitución clandestina en España era un problema que venía de tiempo atrás. En el siglo XVII, se ensayaron intentos para clausurar los prostíbulos por razones tanto religiosas como sanitarias, pero la medida sólo trasladó el problema a las calles de las ciudades. La Europa ilustrada veía la prostitución como algo que no debía prohibirse, sino más bien tender hacia un control que no hiciera peligrar el orden ni la salud pública   Goya se mostró muy crítico con una práctica muy mal regulada y que hacía que las mujeres a menudo la ejercieran de manera obligada. En el ‘Capricho’ número 15, ‘Bellos Consejos’, una madre impone a su hija un negocio sucio, lo que hace que la joven se sienta triste y desdichada como bien refleja el gesto captado por el trazo del buril y el sombreado de los ojos del aguafuerte. Podemos ver en los grabados dedicados a este tema un deseo del pintor por que reciban estas mujeres el respeto que merecen y no sean maltratadas.